Casa de la Imagen

Centro de cultura audiovisual en Logroño. Galería, escuela de fotografía y vídeo, editorial...

¿Qué es el Neorrealismo?

Neorrealismo eres tú, y este vídeo te lo explica.

TAL DÍA COMO HOY

El 10 de septiembre de 1981, el Guernica de Pablo Picasso desembarca en España procedente del Museo de Arte Moderno de Nueva York junto a los 23 bocetos que lo completan. 

Fue realizado por encargo del Director General de Bellas Artes, Josep Renau a petición del Gobierno de la República Española para ser expuesto en el pabellón español durante la Exposición Internacional de 1937 en París, con el fin de atraer la atención del público hacia la causa republicana en plena Guerra Civil Española.

En la década de 1940, puesto que en España se había instaurado la dictadura militar del general Franco, Picasso optó por dejar que el cuadro fuese custodiado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, aunque expresó su voluntad de que fuera devuelto a España cuando volviese al país la democracia. En 1981 la obra llegó finalmente a España. Se expuso al público primero en el Casón del Buen Retiro, y luego, desde 1992, en el Museo Reina Sofía de Madrid, donde se encuentra en exhibición permanente.

Como diría el propio Picasso: “No, la pintura no está hecha para decorar las habitaciones. Es un instrumento de guerra ofensivo y defensivo contra el enemigo.

Os dejamos con un documental de creación que contextualiza magníficamente esta obra clave del siglo XX, realizado por nuestro bienamado Alain Resnais en 1950 junto a Robert Hessens.

TAL DÍA COMO HOY

El 9 de septiembre de 1899 nacía Gyula Halász, más conocido como Brassaï. Lo celebramos con su serie más española.

Brassaï viajó a España a principios de los años cincuenta para fotografiar la celebración de la Semana Santa y de la Feria de Sevilla. La revista Harper’s Bazaar publicó un reportaje con los resultados en abril de 1953, y el autor preparó una selección más amplia que se publicó un año más tarde bajo el título Seville en fête, con 70 fotografías y una serie de textos explicativos, entre los cuales se incluyó el artículo «De la Semaine Sainte à la Féria», firmado por el propio Brassaï. Combinando la mirada extranjera pero implicada con la objetividad periodística, Brassaï da cuenta de todos los elementos de las festividades sevillanas: tauromaquia, bailes, pasos sacramentales, etc. El libro se tradujo a varios idiomas pero no llegó a publicarse en España, por contener imágenes que mostraban una realidad social menos amable, que no habrían superado la censura. La serie de fotografías de Brassaï se realizó en el momento en que en España los debates fotográficos basculaban entre una incipiente fotografía de promoción turística y la denuncia social de corte neorrealista. En ese contexto, las imágenes sevillanas de Brassaï conectan tanto con su pasado vinculado al surrealismo como con el movimiento internacional de la fotografía humanista; en las relativas a la Semana Santa, frente al interés por la espectacularidad de las imágenes sacras, Brassaï se centra en los espectadores y participantes para configurar un particular atlas humano de la España del fin de la autarquía franquista. En su doble naturaleza documental y expresiva, estas series no proponen una lectura folclórica asociada a la tradicional mirada europea sobre España, ni tampoco una crítica política directa.

TAL DÍA COMO HOY

Hace cuarenta y cinco años, el 8 de agosto de 1969, Ian Macmillan tiró un carrete con su Hasselblad 500, objetivo angular de 50mm, diafragma f22 a un 1/500 de segundo.

El resultado creo que lo conocen.

TAL DÍA COMO HOY

«La fotografía sólo puede representar el presente. Una vez fotografiado, el sujeto se convierte en parte del pasado.»

En 1898 nacía la fotógrafa Berenice Abbott (17 de julio de 1898, Springfield, Ohio - 9 de diciembre de 1991, Monson, Maine) fue una fotógrafa estadounidense.

Dejó su tierra natal en 1918 para estudiar en las ciudades de Nueva York, París y Berlín. En París se volvió asistente de Man Ray y Eugéne Atget. En 1925 instaló su propio estudio e hizo retratos de expatriados parisinos, artistas, escritores y coleccionistas.

Rescató y catalogó estampas y negativos de Atget después de su muerte. En los años 1930, fotografió los barrios de Nueva York para el the Proyecto Artístico Federal de la WPA, documentando su arquitectura cambiante y siendo publicadas muchas de esas fotografías en Changing New York en 1939.

En 1935 Berenice se trasladó a un loft en el Greenwich Village con la crítica de arte Elizabeth McCausland con quien vivió hasta la muerte de McCausland en 1965. McCausland fue un gran apoyo en su carrera, escribiendo artículos en diversas publicaciones sobre la obra de Berenice o incluso creando el título para la obra de 1939 Changing New York.

LA CÁMARA DEL SOLDADO

La cámara de fotos de un soldado llamado Louis J. Archambeau fue encontrada en uno de los escenarios de la Batalla de las Ardenas. Louis formaba parte de la Compañía C, 1er Batallón, 317o regimiento de infantería cuando sus compañeros y él se encontraban en una trinchera resguardándose del fuego de artillería alemán. Esa fue la última posición en la que se le pudo ver con vida. Fue declarado MIA (desaparecido) el día 26 de Diciembre de 1944 y finalmente KIA (fallecido) el 23 de Febrero de 1945 cuando fue hallado su cuerpo. 70 años más tarde, el capitán Mark Anderson y su amigo el historiador Jean Muller utilizaban su detector de metales cerca de Luxemburgo cuando se encontraron  con una trinchera en una zona boscosa. El detector indicaba que había un objeto en el fondo de la misma, y tras excavar un poco, desenterraron la cámara de Louis. Una vez llevado al revelado el rollo que había en su interior salieron las 5 fotografías que os mostramos en este artículo y que son los testigos silenciosos de los últimos días de Louis. Mark y Jean se pusieron en contacto con el portal TheTroubledShooters.com y consiguieron localizar a familiares de Louis, a los que hicieron entrega de las fotografías y los objetos personales encontrados por ellos.

TAL DÍA COMO HOY

Uno de los mejores fotógrafos de la Historia, André Kertész, nació hace 120 años, el 2 de julio de 1894. ¿Pero sabían que empezó a hacer fotos como soldado austrohúngaro en la Primera Guerra Mundial?

En 1912, cuando tuvo suficiente dinero, Kertész compró su primera cámara (una cámara rectangular ICA), a pesar de las protestas de su familia para que continuara su carrera en los negocios. Durante su tiempo libre, Kertész empezó a tomar fotografías a los campesinos locales, a los gitanos y a los paisajes de la Gran Llanura Húngara. Se cree que su primera fotografía fue “Niño durmiendo, Budapest, 1912”, aunque sus trabajos no se empezaron a publicar hasta después de 1917, cuando era un miembro de ejército austrohúngaro en la Primera Guerra Mundial. Sus fotografías fueron publicadas por primera vez en la revista Érdekes Újság. Kertész aprendió por sí mismo como usar una cámara. Para 1914 su estilo distintivo y maduro era evidente (por ejemplo, “Eugene, 1914”).

En 1914, a los 20 años, fue enviado al frente de batalla, donde tomó fotografías de la vida en las trincheras con una cámara ligera (una Tenax de Goerz). Desafortunadamente, la mayoría de estas fotografías fueron destruidas durante la revolución húngara de 1919. En 1915, fue herido por una bala y su brazo derecho quedó paralizado temporalmente.

Kertész fue enviado a un hospital militar en Budapest, pero más tarde fue transferido a Esztergom, donde continuó tomando fotos, incluyendo un autorretrato con el que participó en un concurso de la revista Borsszem Jankó.

La obra más conocida de éste periodo es “Nadador bajo el agua, Esztergom, 1917”, la única fotografía que sobrevive de una serie que muestra nadadores cuya imagen es distorsionada por el agua. Está serie provocó que Kertész se interesara en distorsiones, lo que lo llevó a realizar una serie llamada “Distorsiones” a principios de los años 1930.

Kertész permaneció lejos del campo de batalla durante el resto de la guerra. Finalizada ésta, regresó a trabajar en la bolsa de valores.

El archivo de la Gran Guerra. Noticias Antena 3 (28/06/2014)

Con motivo del centenario del atentado contra el archiduque Francisco Fernando que desencadenó la Gran Guerra, la sección “A fondo” de las noticias de Antena 3 dedicó un reportaje al archivo fotográfico de la Primera Guerra Mundial rescatado por Casa de la Imagen en Tánger.

La guerra de cristal

Estupendo reportaje de la sección A fondo de las Noticias de Antena 3 sobre nuestro archivo de Tánger de la I Guerra Mundial. A partir del minuto 18.

2 months ago

TAL DÍA COMO HOY

En 1905, los marineros del acorazado Potemkin se amotinaron, denunciando los crímenes de autocracia y pidiendo el fin de la guerra con Japón. Fueron inmortalizados en la película de Eisenstein de 1925, ¿pero sabían que la famosa escena en la escalera de Odessa jamás sucedió?

La Escalera Potiomkin (en ucraniano, Потьомкінські сходи, transliteración Potiómkinski sjody; en ruso Потёмкинская лестница, translit. Potiómkinskaya léstnitsa) es una escalinata pública en la ciudad de Odesa (Ucrania). Es uno de los símbolos de la ciudad y conecta su casco viejo con la zona portuaria del Mar Negro. También ha sido conocida como Escalera de Richelieu, Escalera del Bulevar, Escalera Primorsky o Escalera Gigante.

Tiene 142 m de longitud y una altura de 27 m. Cuenta en total con 10 descansillos y 192 escalones de longitud diferente, los de la parte baja miden 21,7 m y los de la alta 13,4 m. Esta forma especial de construcción en perspectiva forzada o trampantojo le da a la escalera unas características interesantes de ilusión óptica. Si se mira desde la parte baja se ven solamente los escalones, no los descansillos, y se percibe claramente que los escalones son más cortos en la parte superior. Al contrario, si se mira desde la parte alta se ven los descansillos, pero no los escalones, y se tiene la sensación que tiene una anchura uniforme en toda su longitud.
En la parte alta la escalera desemboca en una pequeña plaza sobre el bulevar Primorsky. En la plaza se alza el monumento a Armand Emmanuel du Plessis, duque de Richelieu, noble francés que fue el primer gobernador ruso de la ciudad. La escultura mira hacia el mar.

La escalinata fue construida entre 1837 y 1841 bajo diseño del arquitecto italiano Francesco Boffo. Antiguamente existían escaleras estrechas e inseguras de madera que conectaban la zona alta de la ciudad con la costa y el puerto. El conde Mijaíl Vorontsov, Gobernador General de toda la Rusia Meridional, gastó 800 mil rublos de oro en su construcción, y después la regaló a su mujer, Elizaveta Vorontsova, el día de su cumpleaños. Bautizada con el nombre de Escalera Primorsky (por el bulevar de la parte superior), fue construida con piedra arenisca de color verde-grisáceo traída de Trieste (Italia). Originalmente tenía 200 escalones.

En 1933 se remodeló la escalera debido a la erosión y el desgaste, para ello se utilizó granito rosado y los descansillo fueron cubiertos con asfalto. A causa de las obras de reconstrucción en la zona baja, ocho escalones fueron cubiertos con arena para poder expandir el área del puerto.
Junto a la escalera se construyó en 1906 un funicular para transportar cómoda y rápidamente a la gente. Después de 50 años de funcionamiento el funicular resultó obsoleto y fue remplazado por un ascensor. Éste se estropeó en 1990 y no fue hasta el 2004 cuando fue reemplazado por un funicular nuevo.

En 1955 se le cambió el nombre de Escalera Primorsky por el de Escalera Potiomkin en honor al 50º aniversario de la sublevación del acorazado Potiomkin.

La escalera alcanzó fama internacional en 1925 debido a la película del director soviético Serguéi Eisenstein El acorazado Potemkin en la cual una se las escenas más relevantes de la misma y que está considerada como obra maestra de la historia cinematográfica se desarrolla en ellas. En esa escena, los cosacos disparan contra el pueblo inocente1 para acabar con el apoyo a los rebeldes. En ese momento, una madre es alcanzada por una bala mientras corría con un coche de bebé que rodará escaleras abajo al morir la madre. Esta escena ha sido homenajeada por directores famosos, como Francis Ford Coppola en El Padrino, Brian De Palma en Los intocables de Eliot Ness, Woody Allen en Bananas, Terry Gilliam en Brazil, Peter Segal en la tercera entrega de Agárralo como puedas, George Lucas en su última entrega de Star Wars (aunque los soldados de asalto, en esta cinta, marchen subiendo las escaleras) e incluso en Los Simpson en dos situaciones, en una Homer rescatando al bebe y en otra, con una estética igual a la de la película, con Lisa lanzando a Maggie.

UNA FOTO REAL

Es una de las fotografías de prensa más conocidas, representadas y analizadas de la historia del fotoperiodismo español, y sirvió para afianzar la importancia dada a la información gráfica.
En 1906, ABC se apuntó su primer gran éxito con esta fotografía del atentado que sufrieron Alfonso XIII y Victoria Eugenia cuando el anarquista Mateo Morral les lanzó una bomba escondida en un ramo de flores, a su paso por el número 88 de la madrileña calle Mayor. Hubo 25 muertos y un centenar de heridos entre la comitiva, formada por 19 carrozas reales y 22 de grandes de España.
Esta primicia informativa gráfica, quizá la primera del periodismo español del siglo XX, fue tomada por Mesonero Romanos y publicada en exclusiva por ABC, constituyendo un enorme éxito informativo, del que entonces se dijo fue «el más grande que se conoce en los anales de la prensa universal».
Era la primera boda real que había de cubrir ABC, por lo que nada se dejó a la improvisación. Se había preparado un número especial de Blanco y Negro para el día 2 de junio. Para completar la cobertura gráfica de Francisco Goñi, se contó con Irigoyen y el gran Charles Franzen, «fotógrafo de reyes y rey de los fotógrafos». Y por si acaso se organizó un concurso de fotografías de la boda, comprometiéndose a pagar 25 pesetas por cada una de las publicadas. Al final lo que se publicó fue la primera exclusiva fotográfica de la prensa en España, por la que al parecer se pagó 300 pesetas. Apostado en un balcón de la calle Mayor, el estudiante Eugenio Mesonero Romanos tomó esta instantánea que fue presentada por el diario como un éxito periodístico, «el más grande que se conoce en los anales de la prensa universal».
Lo cierto es que lo que se conserva es una copia en papel muy retocada para permitir su reproducción. Fue tanto el retoque necesario, que el diario hubo de confirmar al día siguiente que se trataba de una fotografía «instantánea» y no de un dibujo. Los sistemas de impresión de la época, aún siendo muy avanzados en el caso de ABC, hacían muy difícil la reproducción en el papel prensa sin someter a las fotografías a retoques tendentes a resaltar contornos y contrastes.
Eugenio Mesonero Romanos era un estudiante de medicina, aficionado a la fotografía y que tomó la exclusiva del atentado. Falleció en 1952, y fue jefe facultativo de la Beneficencia Municipal de Madrid. Su contribución al fotoperiodismo español fue, sin embargo crucial. Con su instantánea certificó el comienzo de una época de madurez de la información gráfica. Ya no eran sólo ilustraciones estáticas o poses de acontecimientos públicos. La imagen se convertía en un medio para transmitir la vida. La fotografía podía salir a la calle y atrapar la vida en un instante.

UNA FOTO REAL

Es una de las fotografías de prensa más conocidas, representadas y analizadas de la historia del fotoperiodismo español, y sirvió para afianzar la importancia dada a la información gráfica.

En 1906, ABC se apuntó su primer gran éxito con esta fotografía del atentado que sufrieron Alfonso XIII y Victoria Eugenia cuando el anarquista Mateo Morral les lanzó una bomba escondida en un ramo de flores, a su paso por el número 88 de la madrileña calle Mayor. Hubo 25 muertos y un centenar de heridos entre la comitiva, formada por 19 carrozas reales y 22 de grandes de España.

Esta primicia informativa gráfica, quizá la primera del periodismo español del siglo XX, fue tomada por Mesonero Romanos y publicada en exclusiva por ABC, constituyendo un enorme éxito informativo, del que entonces se dijo fue «el más grande que se conoce en los anales de la prensa universal».

Era la primera boda real que había de cubrir ABC, por lo que nada se dejó a la improvisación. Se había preparado un número especial de Blanco y Negro para el día 2 de junio. Para completar la cobertura gráfica de Francisco Goñi, se contó con Irigoyen y el gran Charles Franzen, «fotógrafo de reyes y rey de los fotógrafos». Y por si acaso se organizó un concurso de fotografías de la boda, comprometiéndose a pagar 25 pesetas por cada una de las publicadas. Al final lo que se publicó fue la primera exclusiva fotográfica de la prensa en España, por la que al parecer se pagó 300 pesetas. Apostado en un balcón de la calle Mayor, el estudiante Eugenio Mesonero Romanos tomó esta instantánea que fue presentada por el diario como un éxito periodístico, «el más grande que se conoce en los anales de la prensa universal».

Lo cierto es que lo que se conserva es una copia en papel muy retocada para permitir su reproducción. Fue tanto el retoque necesario, que el diario hubo de confirmar al día siguiente que se trataba de una fotografía «instantánea» y no de un dibujo. Los sistemas de impresión de la época, aún siendo muy avanzados en el caso de ABC, hacían muy difícil la reproducción en el papel prensa sin someter a las fotografías a retoques tendentes a resaltar contornos y contrastes.

Eugenio Mesonero Romanos era un estudiante de medicina, aficionado a la fotografía y que tomó la exclusiva del atentado. Falleció en 1952, y fue jefe facultativo de la Beneficencia Municipal de Madrid. Su contribución al fotoperiodismo español fue, sin embargo crucial. Con su instantánea certificó el comienzo de una época de madurez de la información gráfica. Ya no eran sólo ilustraciones estáticas o poses de acontecimientos públicos. La imagen se convertía en un medio para transmitir la vida. La fotografía podía salir a la calle y atrapar la vida en un instante.

LA EVOLUCIÓN DE LOS EFECTOS VISUALES

Más de un siglo de trucos cinematográficos resumido en tres minutos.

ELOGIEMOS HOY A UN HOMBRE FAMOSO

Hace 59 años nos dejaba James Agee, aquí retratado por su gran amigo Walker Evans. Además qué mejor momento para recordarlos ahora que se ha reeditado su trabajo conjunto para Fortune sobre los algodoneros: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/05/02/actualidad/1399054897_375810.html
James Rufus Agee (27 de noviembre de 1909 Knoxville, Tennessee-16 de mayo de 1955 Nueva York) fue un escritor y periodista estadounidense. Su novela autobiográfica Una muerte en la familia, aparecida en 1957, ganó el premio Pulitzer en 1958, y se la considera una obra maestra. Colaboró también en el cine, como crítico y como guionista de dos películas sobresalientes.
Agee nació en la calle 15 de Highland streets en Knoxville, Tennessee. Cuando tenía 6 años perdió a su padre, en un accidente automovilístico, suceso que pesará en su vida. Desde los siete años estudió junto con su hermana menor, Enma, en diversos internados. El más decisivo fue Saint Andrews School for Mountain Boys, que estaba localizado cerca de la casa de verano de su madre, a unos tres kilómetros de Sewanee (Tennessee).
El colegio estaba regido por la Orden Anglicana de la Santa Cruz, allí conoció, en 1919, al Padre Flye y su esposa que vivían en los terrenos del colegio y con los que mantendrá amistad hasta la muerte; la correspondencia entre ambos reveladora de la complejidad vital de Agee: Letters of James Agee to Father Flye (1962). Su madre se casó con el Padre Erskind Wright en 1924, contable del colegio St. Andrew’s y se trasladan a Rockland, Maine.
Agee acudió a la Escuela Superior en el curso 1924-1925; en el verano de ese año viajó a Europa con el padre Flye. A la vuelta, en otoño de 1925, entró en Phillips Exeter Academy, elitista internado en el estado de New Hampshire. Aquí fue nombrado, en 1927, editor del Exeter Monthly y presidente del Lantern Club (sociedad literaria).
En otoño de 1928 ingresó en la Universidad de Harvard; siendo su compañero de habitación Robert Saudek. Durante el verano de 1929 trabajó en los campos de trigo de Nebraska y Kansas. Con Robert Fitzgerald asistió a las clases de Robert Hillyer y I. A. Richards; y en 1930 y en 1931 fue nombrado editor jefe de Harvard Advocate. En la primavera de 1932, se graduó en Harvard.
Dada su confección de un número paródico de Time, y con los esfuerzos de Dwight Macdonald, fue contratado como reportero y después como escritor de plantilla de Fortune en el edificio Chrysler. En el verano de 1936 pasó ocho semanas en el estado de Alabama con el fotógrafo Walker Evans, entrevistando y fotografiando a familias de pequeños agricultores; fue una experiencia decisiva en su vida.
Se casó tres veces y tuvo cuatro hijos. En 1951, Agee sufrió su primer ataque al corazón, de otro moriría cuatro años después en un taxi de Nueva York. Después de licenciarse, escribió artículos para Fortune y para el Times. En 1934, publicó su primera colección de poemas, Permit Me Voyage, con un prólogo de Archibald Macleish.
Por otro lado, aunque Fortune nunca publicó los artículos que le encargó en su viaje de 1936, se recopilaron luego en un libro publicado en 1941, Elogiemos ahora a hombres famosos; ha sido seleccionado por la Biblioteca Pública de Nueva York como uno de los mejores libros del siglo XX.
La relación con el mundo del cine empieza en 1942, cuando se convierte en crítico cinematográfico, primero para la revista Time y después en The Nation: fue uno de los más influyentes y originales de los Estados Unidos. Las críticas de Agee se editaron tras su muerte con el título Agee on film.
En 1948 abandona Time y escribe, bajo contrato con Huntington Hartford, guiones de películas basados en The Blue Hotel y The Bride Comes to Yellow Sky de Stephen Crane. Escribe una narración para la película de Helen Levitt, The Quiet One. En ese año se estrena Knoxville Summer of 1915 para soprano y orquesta, con música de Samuel Barber y letra de Agee, donde canta Elenor Steber.
Destaca su guion para La reina de África, dirigida por John Huston. En 1954 escribe otro guion famoso, La noche del cazador, basado en la novela de Davis Grubb; fue dirigida por Charles Laughton.
En 1957 se publicó su segunda novela, Una muerte en la familia, basada en los sucesos que rodearon la muerte de su padre y que en 1958 recibió el premio Pulitzer de ficción, está considerada una de las grandes novelas del siglo XX en Estados Unidos]]. Fue llevada al teatro con éxito en 1960 y también se rodó una película (1963), ambas con el título de All the Way Home.
Durante su vida no tuvo gran reconocimiento público, pero su reputación literaria ha ido creciendo después de su muerte. Hoy está reunida su prosa en The Collected Short Prose of James Agee.
(Fuente: El Pais y Wikipedia)

ELOGIEMOS HOY A UN HOMBRE FAMOSO

Hace 59 años nos dejaba James Agee, aquí retratado por su gran amigo Walker Evans. Además qué mejor momento para recordarlos ahora que se ha reeditado su trabajo conjunto para Fortune sobre los algodoneros: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/05/02/actualidad/1399054897_375810.html

James Rufus Agee (27 de noviembre de 1909 Knoxville, Tennessee-16 de mayo de 1955 Nueva York) fue un escritor y periodista estadounidense. Su novela autobiográfica Una muerte en la familia, aparecida en 1957, ganó el premio Pulitzer en 1958, y se la considera una obra maestra. Colaboró también en el cine, como crítico y como guionista de dos películas sobresalientes.

Agee nació en la calle 15 de Highland streets en Knoxville, Tennessee. Cuando tenía 6 años perdió a su padre, en un accidente automovilístico, suceso que pesará en su vida. Desde los siete años estudió junto con su hermana menor, Enma, en diversos internados. El más decisivo fue Saint Andrews School for Mountain Boys, que estaba localizado cerca de la casa de verano de su madre, a unos tres kilómetros de Sewanee (Tennessee).

El colegio estaba regido por la Orden Anglicana de la Santa Cruz, allí conoció, en 1919, al Padre Flye y su esposa que vivían en los terrenos del colegio y con los que mantendrá amistad hasta la muerte; la correspondencia entre ambos reveladora de la complejidad vital de Agee: Letters of James Agee to Father Flye (1962). Su madre se casó con el Padre Erskind Wright en 1924, contable del colegio St. Andrew’s y se trasladan a Rockland, Maine.

Agee acudió a la Escuela Superior en el curso 1924-1925; en el verano de ese año viajó a Europa con el padre Flye. A la vuelta, en otoño de 1925, entró en Phillips Exeter Academy, elitista internado en el estado de New Hampshire. Aquí fue nombrado, en 1927, editor del Exeter Monthly y presidente del Lantern Club (sociedad literaria).

En otoño de 1928 ingresó en la Universidad de Harvard; siendo su compañero de habitación Robert Saudek. Durante el verano de 1929 trabajó en los campos de trigo de Nebraska y Kansas. Con Robert Fitzgerald asistió a las clases de Robert Hillyer y I. A. Richards; y en 1930 y en 1931 fue nombrado editor jefe de Harvard Advocate. En la primavera de 1932, se graduó en Harvard.

Dada su confección de un número paródico de Time, y con los esfuerzos de Dwight Macdonald, fue contratado como reportero y después como escritor de plantilla de Fortune en el edificio Chrysler. En el verano de 1936 pasó ocho semanas en el estado de Alabama con el fotógrafo Walker Evans, entrevistando y fotografiando a familias de pequeños agricultores; fue una experiencia decisiva en su vida.

Se casó tres veces y tuvo cuatro hijos. En 1951, Agee sufrió su primer ataque al corazón, de otro moriría cuatro años después en un taxi de Nueva York. Después de licenciarse, escribió artículos para Fortune y para el Times. En 1934, publicó su primera colección de poemas, Permit Me Voyage, con un prólogo de Archibald Macleish.

Por otro lado, aunque Fortune nunca publicó los artículos que le encargó en su viaje de 1936, se recopilaron luego en un libro publicado en 1941, Elogiemos ahora a hombres famosos; ha sido seleccionado por la Biblioteca Pública de Nueva York como uno de los mejores libros del siglo XX.

La relación con el mundo del cine empieza en 1942, cuando se convierte en crítico cinematográfico, primero para la revista Time y después en The Nation: fue uno de los más influyentes y originales de los Estados Unidos. Las críticas de Agee se editaron tras su muerte con el título Agee on film.

En 1948 abandona Time y escribe, bajo contrato con Huntington Hartford, guiones de películas basados en The Blue Hotel y The Bride Comes to Yellow Sky de Stephen Crane. Escribe una narración para la película de Helen Levitt, The Quiet One. En ese año se estrena Knoxville Summer of 1915 para soprano y orquesta, con música de Samuel Barber y letra de Agee, donde canta Elenor Steber.

Destaca su guion para La reina de África, dirigida por John Huston. En 1954 escribe otro guion famoso, La noche del cazador, basado en la novela de Davis Grubb; fue dirigida por Charles Laughton.

En 1957 se publicó su segunda novela, Una muerte en la familia, basada en los sucesos que rodearon la muerte de su padre y que en 1958 recibió el premio Pulitzer de ficción, está considerada una de las grandes novelas del siglo XX en Estados Unidos]]. Fue llevada al teatro con éxito en 1960 y también se rodó una película (1963), ambas con el título de All the Way Home.

Durante su vida no tuvo gran reconocimiento público, pero su reputación literaria ha ido creciendo después de su muerte. Hoy está reunida su prosa en The Collected Short Prose of James Agee.

(Fuente: El Pais y Wikipedia)

TAL DÍA COMO HOY
El 13 de mayo de 1856 nacía Pedro Enrique Emerson, más conocido como Peter Henry Emerson, el padre de la forma moderna de entender la fotografía como arte a través de su teoría y práctica de la Naturalistic photography.
“La técnica fotográfica es perfecta y no necesita retoque… que es el proceso por el que una fotografía buena, mala o indiferente se convierte en un mal dibujo o pintura.”
Aunque nos gusta mas en su escrito The Death of Naturalistic Photography (La muerte de la fotografía natural) cuando afirma:
"Las limitaciones de la fotografía son tan grandes que, a pesar de que los resultados en ocasiones ofrecen cierto placer estético, el medio debe ocupar siempre el lugar más bajo ente las artes."
"Lo lamento profundamente, comparar fotografías con grandes obras de arte, y fotógrafos con grandes artistas, fue temerario y desconsiderado y mi castigo es tener que reconocerlo… En fin, me rindo ante los que dicen que la fotografía es un arte muy limitado. Lamento profundamente haber llegado a esta conclusión."
Os dejamos con un divertido artículo sobre su vida y peripecias: http://blogs.20minutos.es/trasdos/2014/01/30/peter-henry-emerson/

TAL DÍA COMO HOY

El 13 de mayo de 1856 nacía Pedro Enrique Emerson, más conocido como Peter Henry Emerson, el padre de la forma moderna de entender la fotografía como arte a través de su teoría y práctica de la Naturalistic photography.

“La técnica fotográfica es perfecta y no necesita retoque… que es el proceso por el que una fotografía buena, mala o indiferente se convierte en un mal dibujo o pintura.”

Aunque nos gusta mas en su escrito The Death of Naturalistic Photography (La muerte de la fotografía natural) cuando afirma:

"Las limitaciones de la fotografía son tan grandes que, a pesar de que los resultados en ocasiones ofrecen cierto placer estético, el medio debe ocupar siempre el lugar más bajo ente las artes."

"Lo lamento profundamente, comparar fotografías con grandes obras de arte, y fotógrafos con grandes artistas, fue temerario y desconsiderado y mi castigo es tener que reconocerlo… En fin, me rindo ante los que dicen que la fotografía es un arte muy limitado. Lamento profundamente haber llegado a esta conclusión."

Os dejamos con un divertido artículo sobre su vida y peripecias: http://blogs.20minutos.es/trasdos/2014/01/30/peter-henry-emerson/

LA YUGOSLAVIA CÓSMICA

Os presentamos una serie de monumentos majaras sudeslavos hecha por el fotógrafo belga Jan Kempenaers.

Spomenik significa literalmente monumento. Estas estructuras fueron comisionadas por el ex presidente yugoslavo Josip Broz Tito en la década de 1960 y 70 para conmemorar los lugares donde se llevaron a cabo las batallas de la Segunda Guerra Mundial (como Tjentište, Kozara y Kadinjača), o en los campos de concentración (como el de Jasenovac y los NEI). Fueron diseñados por diferentes escultores (Dušan Džamonja, Bakic Vojin, Zivkovic Miodrag, Jordania y Grabul Iskra, por nombrar algunos) y arquitectos (Bogdan Bogdanovic, Gradimir Medaković …), siendo de gran impacto visual para mostrar la confianza y la fuerza de la República Socialista. En la década de 1980 estos monumentos atrajeron a millones de visitantes por año, especialmente jóvenes para su “educación patriótica”. Después de que la República se disolviera en 1990, fueron abandonadas y sus significados simbólicos se han perdido para siempre.

De 2006 a 2009, Kempenaers viajó alrededor de la región de la ex-Yugoslavia (actualmente Croacia, Serbia, Eslovenia, Bosnia y Herzegovina, etc) con la ayuda de un mapa de monumentos de 1975, trayendo ante nuestros ojos una serie de imágenes melancólicas aún asombrosas. Sus fotos plantean una pregunta: ¿estos antiguos monumentos siguen existiendo como puras esculturas? Por un lado, su condición física deteriorada y la negligencia institucional reflejan una fractura social histórica. Y por otro lado, siguen siendo de gran belleza sin ningún tipo de significado simbólico. Tal vez hay formas que pueden trascender más allá del significado…

La web del autor: http://www.jankempenaers.info/works/1/